Oct 12, 2018

Las protestas que apenas se oyen en Lima

En el norte, centro y sur, diversas demandas de pobladores y gremios se multiplican sin respuesta o soluciones. En algunos casos se tratan de apaciguar con eternas mesas de trabajo. Una rápida mirada nos muestra que otras son las urgencias por resolver en el país.

Compartir:
Las protestas que apenas se oyen en Lima

Mientras Lima se enfoca en el arresto de Keiko Fujimori, la aprobación del referéndum y la liberación de Alberto Fujimori, diversos lugares del país están en paro indefinido por diversas demandas que apenas tienen cobertura mediática.

En el norte, la provincia de Talara, fue declarada en estado de emergencia sanitaria durante noventa días, tras las intensas lluvias que provocaron el desborde en la represa de Poechos. Cientos de pobladores sobreviven sin los servicios básicos, así como temen el resurgimiento de una epidemia del dengue en las ciudades de Sullana y Castilla.

En Chiclayo, en el distrito de Tumán, más de mil trabajadores de la Empresa Agroindustrial Tumán, formaron una cadena humana en los exteriores de la azucarera para exigir el pago de sus remuneraciones y la salida de la administración judicial ligada al Grupo Oviedo. Los huelguistas llevan dos meses de manifestación.

Los azucareros indican que desde hace un año no reciben sus sueldos y no tienen para solventar los gastos básicos de sus familias.

En el sur, tras 14 días de huelga por el incremento del precio de la arroba de la hoja de coca a 150 soles (actualmente cuesta 80 soles), la población de la provincia de La Convención, Cusco, decidió suspender sus medidas de lucha luego de instalar tres mesas técnicas (cocaleros, educación y transportes) entre los dirigentes de la sociedad civil, productores cocaleros y los representantes del gobierno regional. Además, solicitan la reestructuración de la Empresa Nacional de la Coca (ENACO).

En el centro, en Cerro de Pasco, más de 600 trabajadores amenazaron con iniciar una huelga general indefinida esta semana si la empresa minera Atacocha persistía en la negación al cese de hostigación y vulneración de sus derechos, así como la reposición de algunos trabajadores.

Mientras en Lima, el Congreso, con mayoría fujimorista, busca liberar a su líder mediante un proyecto de ley promovido por Yeni Vilcatoma, nuestros compatriotas libran su propia batalla olvidados por autoridades, políticos y reflectores mediáticos. (Viviana Ortíz)

Foto: CUTIVALÚ.


Articulos relacionados