Feb 11, 2019

¿Cómo le fue a la izquierda en las últimas elecciones?

La derrota del candidato de Gregorio Santos en Cajamarca representó uno de los mayores golpes a las propuestas de izquierda en el reciente proceso electoral. Pero la victoria arrasadora de Walter Aduviri en Puno genera entusiasmo en tribuna izquierdista.

Compartir:
¿Cómo le fue a la izquierda en las últimas elecciones?

Con la pérdida del bastión cajamarquino, el goyismo ha sufrido un repliegue estratégico, pero otros referentes de la izquierda radical han ganado en provincias y regiones. Aquí hacemos un balance de la izquierda a nivel nacional.

Oficialmente 258,646 electorales han votado por Walter Aduviri en la región Puno. En otras palabras, 3 de cada 10 puneños apostaron al candidato de Mi Casita, como así se denomina el movimiento de Aduviri, cifra absolutamente sorprendente. Era de esperarse una victoria, pero no de manera tan holgada. Si tendríamos que comparar con las elecciones de Lima (y para entender la dimensión), Aduviri sacó más votos que Alberto Beingolea y hubiera quedado cuarto en Lima. La otra sorpresa es que Aduviri ganó casi desde la clandestinidad, porque solo a dos días del final de la competencia la Corte Suprema revocó su sentencia y aquella situación lo elevó en lo más alto.

Aduviri estuvo en la clandestinidad porque fue sentencia a siete años de  prisión cuando organizó las protestas, en 2011, contra el proyecto minero Santa Ana. No soy un antiminero ha dicho Aduviri, en una región donde la minería informal es una de la principales fuentes de la economía. Realzó a Evo y dijo que los recursos naturales deben estar al servicio del pueblo.

En la pequeña Moquegua, Zenón Cuevas ha ganado por amplio margen, 40% de los votos válidos. Otrora hombre fuerte de Patria Roja se comenta que Cuevas abandonó lentamente el discurso radical e incendiario para colocarse al centro. Moquegua es una región minera por excelencia donde el presidente Martín Vizcarra tendrá alguna incidencia. Cuevas sabe que no puede volver al discurso ultra izquierdista porque tiene a Vizcarra al lado.

Organizador del denominado “Moqueguazo”, durante el gobierno de Alan García, Cuevas es un izquierdista, pero no un radical, como hace algunos años atrás.

Cerrón repite el plato
En Junín, Vladimir Cerrón ha ganado con casi el 40% de los votos válidos. El mismo partido que llevó a Ricardo Belmont de candidato a la comuna limeña, ha obtenido en Junín más de 215 mil votos. Cerrón es médico formado en Cuba que ya conoce la administración regional porque fue su gobernador durante el periodo 2011 y 2014. Así que no hay mucho nuevo por descubrir, salvo que Cerrón es implicado –otro más- en el caso de corrupción Lava Jato cuando Raymundo Serra, responsable de Odebrecht Perú en 2010, indicó que le entregó US$15 mil para su campaña.

Cusco y el Corredor Minero
Un sector de la izquierda en Cusco había apostado por Werner Salcedo, un goyista confeso. Salcedo no logró avanzar a la segunda vuelta a pesar de obtener alrededor de 60 mil votos. No alcanzó para superar los casi 80 mil votos de Luis Wilson, el candidato aprista que va con el logo de Restauración Nacional y pasa a segunda vuelta con Jean Paul Benavente de Acción Popular.

Aún así, Salcedo, con una campaña franciscana, obtiene un sorpresivo arrastre: 5 consejeros, 4 provincias y 15 distritos. No es poca cosa. Un goyista gana en Espinar, Lolo Arenas, hombre de izquierda y prédica antiminera. Otro Goyista quedó segundo en Chumbivilcas, Walter Enriquez; pero un frente amplista ganó la alcaldía. La zona entonces se pone caliente.

Goyo y Cajamarca
La primera sorpresa de las elecciones es, sin duda alguna, el retroceso (por no decir la derrota) de Gregorio Santos en Cajamarca. Cuando a las 4.00 pm del domingo último se dio el flash a boca de urna, el Movimiento de Afirmación Social (MAS) no llegaba siquiera a segunda vuelta. El resultado causó sorpresa y revuelo en el goyismo que ha sido superado por Alianza Para el Progreso (APP) y Acción Popular (AP). Según la última actualización del Organismo Nacional de Procesos Electorales (ONPE), APP pasa con 23,46% de los votos válidos en tanto que Acción Popular con 21,40% a la segunda vuelta. Detrás, por alrededor de 18 mil votos, el MAS se quedaba, por primera vez, después de casi tres elecciones sucesivas, solo a mirar por el balcón.

¿Por qué se dio tal batacazo?  En el “goyismo” dan dos explicaciones. La primera es que la estrategia fue priorizar el voto duro, es decir el voto militante y activo del MAS a nivel regional y la segunda que pasó factura la bronca interna entre el candidato Porfirio Medina e Ydelso Hernández, que terminó en una separación de causas comunes en las candidaturas distritales y provinciales.

Frente Amplio y Juntos Por el Perú
Peor les fue al Frente Amplio y a Juntos Por el Perú. No han sacado candidatos regionales o en provincias importantes. En la izquierda, alrededor del ex cura Marco Arana y de Yehude Simón, es todo un desierto. Más espejismo que realidad.

Foto: ANDINA.


Articulos relacionados