Oct 11, 2017

La ofensiva del Movadef

Sendero Luminoso, a través de sus organismos de fachada, ha iniciado una ofensiva propagandística que formaría parte de su plan de construcción partidaria. Podría ser el anticipo de otro periodo de violencia, similar o mayor al de la década de los 80.

Compartir:
La ofensiva del Movadef

La mañana del viernes 6, los transeúntes de la avenida España, en el centro de Lima, se sorprendieron por una inusual movilización policial. ¿Qué pasaba? Habían sido detectados varios afiches pegados en las paredes de los inmuebles cercanos a esa arteria donde están ubicadas las sedes principales de la Dircote y la Dinincri.

Eran papelógrafos elaborados artesanalmente con la perorata característica a la del Movadef, exigiendo reconciliación nacional y la amnistía para Abimael Guzmán y sus demás presos.

Sin embargo, esta campaña de propaganda no solo se hizo en ese lugar. También hubo pintas similares en calles de los distritos del Rímac, San Martín de Porres y en algunas ciudades del interior del país como Chiclayo y Huancayo.

Los panfletos fueron arrancados con rapidez por los agentes y comenzaron las investigaciones para identificar a los autores de la audaz y provocadora maniobra. Una veintena de sospechosos fue detenida.

De acuerdo a los especialistas consultados, esta propaganda simultánea, en varios puntos del país, demuestra que Sendero Luminoso continúa con la aplicación de su plan de construcción, según el documento que fue hallado en poder de varios activistas de este grupo (Sucesos n° 19).

El plan de construcción senderista consta de once páginas que establecen con claridad las acciones estratégicas que los activistas deben desarrollar para “construir, consolidar y expandir el partido”.

De acuerdo a las investigaciones de la Dircote, Sendero Luminoso tendría actualmente diez destacamentos activos solo en Lima, cuya principal tarea actual es difundir su propaganda, como la realizada el viernes 6 en diversos puntos.

En el plano nacional existen destacamentos en Huancayo, Huaraz, Chiclayo y Trujillo. No es casualidad que, precisamente, en esas ciudades aparecieran las pintas del Movadef.

Los destacamentos tienen estructura de ejército y desarrollan tres tareas: combatir, producir y modificar. Realizan agitación y propaganda.

En la actualidad, que aún no cumplen acciones armadas, están encargados de efectuar las pintas y los volanteos.

Los expertos señalan que es poco probable que haya una acción armada en un futuro cercano, pero, en dos o tres años, el país podría regresar a tener la misma violencia que en la fatídica década de los 90. Sendero solo está esperando reorganizarse totalmente para empezar otra vez con el baño de sangre, según un especialista.

 

Escribe Unidad de Investigación

< Texto completo en la edición impresa >

Articulos relacionados