Oct 04, 2017

Las huellas de Lava Jato en Andorra

El Fiscal General del Principado de Andorra está en Lima para sostener reuniones con sus pares peruanos. Su presencia podría revelar que, en los bancos de ese pequeño país, hay más depósito del caso Lava Jato.

Compartir:
Las huellas de Lava Jato en Andorra

El nombre Alfons Alberca Sanvincens no le debe sonar conocido a muchos. Sin embargo, ese hombre empezará a cobrar relevancia durante las próximas semanas. Es, nada menos, que el Fiscal General del Principado de Andorra, paraíso fiscal que utilizó Odebrecht para depositar las coimas a funcionarios de distintos países de América Latina, entre ellos el Perú.

Alberca Sanvincens participará en la Convención de Fiscales y Procuradores Generales, a nivel mundial, que se realizará en Lima del 2 al 4 de octubre. Esa presencia será muy importante para los fiscales peruanos que investigan el caso Lava Jato, por lo que se coordinarían mecanismos de asistencia de cooperación judicial internacional.

En junio último la fiscal general de Panamá, Kenia Porcell, recibió a su homólogo de Andorra, para recibir apoyo en las investigaciones sobre los sobornos de Odebrecht. En el Perú ya se coordina establecer mecanismos similares.

A más de un funcionario del segundo gobierno de Alan García y de la gestión municipal de Susana Villarán se le han depositado dinero en bancos de Andorra. Por ese motivo, el Ministerio Público ya investiga a Gabriel Prado, presidente de la Empresa Administradora de Peajes (Emape), justo en la época en que se otorgó la concesión del cobro de peajes al consorcio Rutas de Lima, vinculado a Odebrecht.

El caso Prado saltó a la palestra a raíz de una publicación del diario español El País que reveló un depósito de 950 mil dólares a nombre del expresidente de Emape en un banco de Andorra. ¿Por qué se habría pagado esa coima? No es desacertado pensar que la gran ganancia está en el cobro de peajes que se han convertido en una verdadera mina de oro en los últimos años.

La concesionaria Rutas de Lima posee tres peajes en Lima y ha aumentado el costo en varias oportunidades. Otra concesionaria, Línea Amarilla, que tiene cinco peajes en la capital, ha hecho lo mismo.

El consorcio Rutas de Lima está liderado por la empresa Brookfield y tiene como socios a Odebrecht Latinvest y Sigma. Está a su cargo el proyecto vial Vías Nuevas de Lima que comprende la concesión de los tres ejes viales más importantes de acceso y salida de la capital: Panamericana Norte, Panamericana Sur y Ramiro Prialé. Por otro lado, Línea Amarilla está manejada por Lamsac, una subsidiaria de la empresa brasileña OAS.

 

Escribe Jesús Molina.

< Texto completo en la edición impresa >

Articulos relacionados