Ago 07, 2017

Londres, los temas pendientes

El Perú alista un nuevo Tratado de Libre Comercio con el Reino Unido, posterior a su desafiliación total de la Unión Europea. En marzo nuestro país vendió el primer cargamento de gas licuado a Inglaterra. Al parecer, esa venta millonaria se convertiría en una constante.

Compartir:
Londres, los temas pendientes

Aunque la economía nacional no ha sido de las mejores en este primer año de gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, existen potencias mundiales que están a la búsqueda de negociar acuerdos de libre comercio con el Perú. Entre ellos están Reino Unido, Hong Kong y Australia.

A comienzos de este año, el ministro de Comercio e Inversiones del Reino Unido, Lord Price, visitó el Perú con la intención de estrechar lazos comerciales e intercambios bilaterales. En ese entonces, fue recibido por la segunda vicepresidenta de la República, Mercedes Aráoz, el ministro de Comercio Exterior, Eduardo Ferreyros, y el ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Luna Mendoza.

La visita de Price busca conversaciones con el Perú, luego de la salida de Reino Unido de la Unión Europea de Naciones (brexit) con la firme intención de negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) más liberal y ambicioso que el que había con la UE. Si bien es cierto el Reino Unido hasta el 2018 no puede negociar ningún acuerdo comercial ‒hasta la finalización del proceso brexit‒, la nación europea y el Perú ya adelantan posibles escenarios comerciales.

Según indicativos, el Reino Unido se encuentra entre los tres más grandes inversores extranjeros en el Perú junto a la República Popular China y los Estados Unidos. Este país europeo espera para el año 2018 invertir más de 1200 millones de dólares en los sectores mineros, infraestructura portuaria y transportes de carreteras (vía férrea). 

Hace unos meses, en marzo para ser exactos, el Perú vendió el primer cargamento de gas licuado hacia Inglaterra. Este hidrocarburo, proveniente de los yacimientos de Camisea (Cusco), podría convertirse en el inicio de continuas y millonarias ventas al mencionado país europeo.

Esa venta de hidrocarburos ha generado controversia de parte de los sectores ambientalistas que ven peligroso extraer, licuar y transportar gas vía marítima a lo largo de 10 000 km (distancia aproximada desde la Amazonía), en lugar de obtenerlo de explotaciones locales.

 

< Texto completo en la edición impresa >
Etiquetas:

Articulos relacionados