Oct 10, 2017

EsSalud, su OCI y los malos manejos

La columna de César López Catasús

Compartir:

El Órgano de Control Institucional (OCI) de EsSalud es, probablemente, el de mayor número de profesionales que cualquier otra entidad del Estado peruano. Sin embargo, esta institución sigue siendo presa de latrocinios, “decisiones equivocadas”, compras sobrevaluadas e inadecuadas, equipos en permanente estado de deterioro, “inversiones” que no reditúan absolutamente nada, socialmente hablando, y otros.

Es cierto que solo el titular del OCI está en planilla de la Contraloría General y que el actual tiene seis meses en el cargo, pero, los más de 100 profesionales a su mando tienen varios años en sus cargos, convirtiéndose en toda una estructura orgánica paralela, con gerencias de distintos niveles. Es decir, un burocratismo similar al de la entidad que audita.

Si se da una mirada a la web institucional y se ingresa al link de las Recomendaciones Implementadas de cualquier periodo, veremos que éstas resultan minúsculas en comparación con el presupuesto institucional. Entonces, no hay equivalencia entre lo que cuesta el OCI y lo que propone para mejorar la gestión institucional o los montos que deben de ser recuperados, y menos con las denuncias penales propiciadas por los hallazgos encontrados.

Preguntamos entonces, ¿quién, en CGR, evalúa y aprueba los proyectos de planes operativos anuales de dicho OCI?, ¿por qué no se determinan de mejor manera las áreas y puntos críticos?, ¿por qué no se exige una mayor profundidad en los exámenes de auditoría?

En recientes programas periodísticos, se ha dado cuenta de evidentes malos manejos en el hospital Sabogal, en la contratación de una denominada “ropa inteligente” alquilada, proceso de selección altamente cuestionado. Este caso ha sido recién denunciado penalmente cuando era evidente el reportaje dominical, y cuando el contrato tiene ya más de un año de ejecución, adendas incluidas.

Entre tanto, el médico a cargo de dicho nosocomio, Luis Alberto Sánchez, reconoce los malos manejos, e incluso, tiene identificados a los responsables, pero no toma ninguna decisión al respecto. Quizás en un equivocado espíritu de cuerpo, habida cuenta que su antecesora es también médico y tiene ahora a su cargo la Gerencia de Presupuesto y Planeamiento. ¿No es acaso posible una rotación, en tanto se determinan las responsabilidades, sobre todo cuando es la propia matriz quien ha denunciado penalmente al proveedor y, por ende, la fiscalía pertinente involucrará a funcionarios del Sabogal?

Es más, sorprende que el mencionado médico comentara con el periodista televisivo de otros casos encontrados, en los cuales las deficiencias y sobrevaluaciones eran evidentes, pero no mencionó alguna medida que hubiera adoptado para corregir lo que encontró mal.

Cabe entonces otra pregunta: ¿No es posible que el titular de EsSalud coordine con el jefe del OCI, a efecto que redistribuya su personal en mérito a la importancia de las operaciones de cada centro hospitalario y, a partir de ello, ejecute una auditoría concurrente, sin ser obstructiva, que ayude a prevenir casos como los denunciados? ¡Claro que puede hacerse! y si es necesario, pues se debe buscar el apoyo del propio contralor general. Los montos que se pierden en esta institución así lo ameritan.

De otro lado, sin dar la razón a ninguna de las partes en el reciente caso de la madre de la excongresista Ana Jara; ¿no puede acaso EsSalud suscribir un convenio con el Reniec, como lo tiene el sistema financiero y las notarías, de forma que no sea obligatorio llevar el DNI, y que el paciente sea identificado por su huella dactilar, en el momento oportuno?

En ese contexto, todo el que ha tenido un familiar en alguna de las unidades de Emergencia y éste requiere ser internado, sabe que es el personal de seguridad quien sirve de intermediario con quienes corresponda, a efecto de obtener atención en esa misma unidad o para conseguir cama en piso. Siendo así, ¿acaso no es posible requerir a la empresa de seguridad la permanente rotación de su personal; y es más, la investigación de casos como los mencionados, aplicando las sanciones que correspondan?

Medidas simples, sencillas, fáciles de aplicar con un poco de voluntad y deseo de hacer las cosas bien, pero que generarán un impacto positivo en la ciudadanía, en beneficio de la imagen de la institución, tan golpeada siempre.

En otro contexto, un plan de incentivos para el retiro del personal, permanentemente abierto, pero diferenciado por la oportunidad en que el servidor decida desligarse, puede llevar a revertir la tendencia actual de mayor número en personal administrativo que médico y auxiliar.