Sep 07, 2017

PPK: sin descentralización

La columna de Franz Portugal Bernedo

Compartir:

El mensaje presidencial del 28 de julio no propuso nada sobre la reforma del Estado, la modernización de la gestión pública y la descentralización. Al igual que el mensaje presidencial del 28 de julio del 2016.

El presidente se limitó a decir lo siguiente: “Hemos hecho un gran esfuerzo para mejorar la colaboración entre el Gobierno central y las regiones y municipalidades. Hemos creado el GORE Ejecutivo, un encuentro que preside el que habla acompañado del gabinete ministerial, con todos los gobernadores regionales del país. Este encuentro se ha llevado a cabo en cuatro ocasiones y hemos tenido tres encuentros macrorregionales. Continuaremos la práctica durante todo mi mandato. También hemos ya realizado tres Muni Ejecutivos, un encuentro entre un grupo de ministros designado por mí con autoridades municipales. Este esfuerzo está teniendo resultados muy positivos gracias al exhaustivo seguimiento que hacemos de los acuerdos para llegar a resultados concretos, sobre todo en las zonas más afectadas por la pobreza, tales como la Amazonía y la sierra”.

En un año de gobierno lo que tiene que mostrar son sus reuniones de coordinación con los gobernadores regionales mediante los GORE Ejecutivo y, en menor medida, con los alcaldes mediante los Muni Ejecutivos. No ha creado el Ministerio de Apoyo a las Regiones que prometió en su plan de gobierno o la creación de un Consejo de Coordinación Intergubernamental con representación de los 25 gobiernos regionales.

Según el gobierno, el GORE Ejecutivo es un espacio de coordinación permanente, con reuniones presenciales cada dos meses entre los ministros de Estado y los gobernadores regionales que trabajan en la identificación de cuellos de botella para la realización o culminación de proyectos en los que tienen participación ambos niveles de gobierno, así como en el alineamiento de prioridades sectoriales y regionales, relevantes para la programación de los servicios públicos prioritarios para los ciudadanos.

Como está demostrado el GORE Ejecutivo es insuficiente dado el déficit que tiene el Gobierno de coordinación con los Gobiernos regionales. Prueba de ello, su queja de la descentralización del presidente del Consejo de Ministros y de los sectores Educación y Salud respecto de los problemas que tienen en la ejecución de sus políticas sectoriales a nivel regional. Como lo ha reconocido el presidente del Consejo de Ministros ‒en su presentación en la Comisión de Descentralización del Congreso de la República el 20 de setiembre pasado‒, de las 14 comisiones intergubernamentales sectoriales formalmente instaladas, solo de manera efectiva han tenido asamblea cinco: Salud, Educación, Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Trabajo y Transporte y Comunicaciones. Es decir, los ministros se resisten a coordinar sus políticas con los Gobiernos regionales y luego le echan la culpa a la descentralización de su ineficiencia en la gestión de sus políticas públicas sectoriales.

Hay que recordarles a los señores ministros que el artículo V del Título Preliminar de la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo establece en su inciso 2 que las entidades del Poder Ejecutivo “coordinan y cooperan de manera continua y permanente con los Gobiernos Regionales y Gobiernos Locales en el marco de la Ley y la Constitución Política del Perú.” Además, en el artículo 6, de la misma ley se precisan las funciones del Poder Ejecutivo, la cuarta función es “implementar la coordinación con los Gobiernos regionales y Gobiernos locales, con énfasis en las competencias compartidas.” Aspecto que los ministros, evidentemente, no cumplen y el Congreso no les pide cuentas.

Si revisamos el libro memoria titulado República de Perú, Memoria de Gobierno, 28 de julio 2016-27 de julio 2017 (408 páginas), que presentó a la representación nacional el 28 de julio, para rebuscar si hay algo más sobre la reforma del Estado, la modernización de la administración pública y la descentralización, encontramos solo como gestión 4 GORE Ejecutivos realizados y el listado de los compromisos convenidos con los Gobiernos regionales (6 páginas). Eso es todo.

El Gobierno ha perdido interés en estos temas luego de un auspicioso inicio de su compromiso con la descentralización y de una alianza con los Gobiernos regionales como un medio de superar la debilidad de su gobierno y que generó expectativas respecto de profundizar y perfeccionar el proceso de reforma del Estado y la descentralización.